Médico local espera que la 'Misa de Oro' reúna a científicos e ingenieros católicos

El Dr. John H. Hannigan, Ph.D., de la Facultad de Medicina y el Departamento de Obstetricia de la Universidad Estatal de Wayne y de la Facultad de Artes Liberales y Ciencias y Psicología, ha liderado los esfuerzos para organizar una "Misa de Oro" para científicos e ingenieros en el Catedral del Santísimo Sacramento en Detroit el 15 de noviembre como un esfuerzo para conectar a los católicos con otros católicos en la comunidad científica (Foto de Dan Meloy | Detroit Catholic)

La Catedral del Santísimo Sacramento albergará la primera misa para la comunidad científica en la fiesta de San Alberto Magno, el 15 de noviembre

DETROIT - Hay una Misa Roja para abogados y funcionarios públicos, una Misa Azul para los socorristas, una Misa Blanca para los profesionales de la salud y una Misa Rosa para los enfermos.

Y ahora en Detroit ya hay una misa para científicos e ingenieros, la cual brinda una “oportunidad de oro” para agradecer al Señor por el progreso científico que ha impulsado a la humanidad hacia grandes logros y la destreza de la ingeniería que continúa impulsando a la ciudad de Detroit hacia adelante.

La Arquidiócesis de Detroit celebrará su primera Misa de Oro (el oro es el color de las túnicas en las graduaciones en el ámbito de la ciencia) para científicos e ingenieros a las 7 p.m. el lunes 15 de noviembre en la Catedral del Santísimo Sacramento, fiesta de San Alberto Magno, el santo patrón de los científicos.

"La Misa de Oro es una oportunidad para adorar al Creador de todo el universo", dijo a Detroit Catholic el Dr. John H. Hannigan, de la Facultad de Medicina y el Departamento de Obstetricia de la Universidad Estatal de Wayne. “La Misa de Oro es una oportunidad para el compañerismo entre científicos e ingenieros católicos”.

La Misa de Oro es una idea de la Sociedad de Científicos Católicos, una organización de más de 18,000 miembros en 50 países, cuyos miembros mayoritariamente viven en los Estados Unidos, incluido el Dr. Hannigan, quien espera que la Misa pueda ser una plataforma de lanzamiento para un capítulo en Detroit en un futuro.

La Misa permitirá a los científicos que comparten la fe estar cerca de otros científicos y discutir la relación entre sus carreras y la Iglesia. El padre J.J. Mech, rector de la catedral, celebrará la misa.

"Wayne State es una organización secular, un brazo del gobierno en cierto sentido, y es un entorno que no es propicio para promover este tipo de conversaciones", dijo el Dr. Hannigan. “Sin embargo, con libertad académica, cada profesor tiene la oportunidad de dar forma a su enseñanza y cursos según corresponda a su comprensión de la verdad. Una de las motivaciones para mí depromover esto es que la Sociedad de Científicos Católicos está interesada en alentar a los estudiantes en las ciencias, para brindarles modelos de vida que integran la ciencia y la fe de buena forma".

El Dr. Hannigan se acercó al Departamento de Comunicaciones de la Arquidiócesis de Detroit para promover la Misa, y al Ministerio del Campus Católico de Detroit y a la Oficina de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de Detroit para invitar a los estudiantes a asistir.

El Dr. Hannigan también aparece en programas locales como "Epiphany" de Vanessa Denha Garmo y "Catholic Connection" de Teresa Tomeo en Ave Maria Radio (990-AM), lo que despierta interés en la comunidad científica y de los ingenieros.

“Cuando envié una carta al arzobispo proponiéndole esto hace unos meses, varios de mis colegas que están en medicina académica o investigación en ciencias médicas o ingenieros profesionales, firmaron conmigo”, dijo el Dr. Hannigan. “El tener el este apoyo base de entrada fue alentador".

El Dr. Hannigan espera que la misa y el tiempo social posterior sean un elemento fundamental para la comunidad científica católica en Detroit. Dijo que a menudo se sorprende cuando se encuentra con un colega que también es católico, porque hablar de religión en los círculos científicos no siempre es bienvenido.

“Esta es una de las cosas sobre las que el arzobispo ha escrito de manera muy aguda en Haz llegar el Evangelio”, dijo el Dr. Hannigan. “Si vamos a cambiar la cultura, depende de nosotros, que vivimos vocaciones en el mundo, ser los testigos. No hay nada que impida que un científico o ingeniero sea un testigo vivo de Jesucristo siempre que reconozcamos nuestra obligación bautismal. No deberíamos ocultar el hecho de que creemos que Jesucristo es el Señor del universo".

Más allá de la oportunidad de reunirse y orar con otros científicos católicos, el Dr. Hannigan dijo que la Misa es una declaración a la comunidad en general de que la ciencia y la fe van juntas y, de muchas maneras, se construyen mutuamente.

"A vece, nos encontramos con discusiones de cualquier tipo que pueden ser antagónicas a la fe, lo cual es lamentable en el mundo de la ciencia y la ingeniería", dijo el Dr. Hannigan. "Es lamentable que la gente no recuerde lo importante que tuvo la Iglesia Católica en el desarrollo de la ciencia moderna".

"Pero el mayor beneficio (para la Misa de Oro) es reconocer que no estamos solos", continuó. "Estamos trabajando en un entorno que podría no estar prestando atención, pero estamos construyendo una confraternidad en la que podemos apoyar a todos otro."



Cuotas:
Secciones
Inicio
Suscribir
Buscar