El ministerio de nativos americanos celebra el solsticio de verano alabando a Dios por la creación

Chantel Gros-Louis dirige el círculo de oración de Santa Kateri Tekakwitha Nicholas Black Elk durante la bendición del solsticio de verano en los terrenos de la Casa Madre Felicia en Livonia el 21 de junio. La celebración anual de la llegada del verano es una oportunidad para que los nativos americanos católicos agradezcan a Dios Creador por toda la creación, dijo Gros-Louis. (Fotos de Valaurian Waller | Detroit Catholic)

El Círculo de St. Kateri Tekakwitha Nicolas Black Elk busca la armonía con la Iglesia y la naturaleza durante un evento en la Casa Madre Felicia

LIVONIA — Nativos americanos católicos y amigos se reunieron en los terrenos de la Casa Madre Felicia en Livonia para celebrar la creación de Dios durante el Solsticio de Verano el 21 de junio.

Veinticinco miembros del Círculo de Santa Kateri Tekakwitha Nicholas Black Elk y amigos se reunieron en círculo para celebrar una ceremonia de Solsticio que combinaba aspectos de la espiritualidad nativa americana con la fe católica para dar gracias a Dios por toda la creación.

"El solsticio es importante (en la cultura de los nativos americanos) porque coincide con el momento en que los cultivos empiezan a crecer. El sol está en su punto más alto, los días empiezan a acortarse y es el comienzo del verano, que es un momento importante para los pueblos indígenas", dijo el padre Charles Morris, profesor de estudios religiosos en la Universidad de Madonna y capellán del Círculo de Santa Kateri.

El padre Morris, que dirigió la ceremonia del solsticio, la comparó con los tradicionales Días de la Brasa del calendario litúrgico entre Pentecostés y el Domingo de la Trinidad, con misas específicas para pedir el perdón de Dios y dar gracias por todas las bendiciones que ha concedido a su pueblo.

La tradición era particularmente popular entre las comunidades agrícolas, dijo el P. Morris, al igual que el solsticio de verano es un momento particular para conectar con la naturaleza en las comunidades de las Primeras Naciones.

"La gente de las Primeras Naciones tiene mucho que recordarnos de nuestra propia y profunda tradición y espiritualidad", dijo el P. Morris a Detroit Catholic. "Especialmente porque somos parte de la creación de Dios, no estamos separados de ella, en el sentido de la sacramentalidad y la vida de la sacralidad que está en todas partes. Así que hoy es una oportunidad para detenerse y contemplar, como el Papa Francisco nos desafía a hacer en la última parte de Laudato Si', ese sentido franciscano de asombro en la creación de Dios."

La apertura de la ceremonia del solsticio comenzó con la señal de la cruz y la bendición con el sahumerio, una mezcla de hierbas, salvia y tabaco que se quema y se utiliza para bendecir a la congregación, de forma similar a la incensación del altar y la congregación durante el comienzo de la misa.

Gros-Louis aplica el smudge, un tipo de incienso hecho con salvia, a Anita Ruiz durante el inicio de la ceremonia del solsticio. El sahumerio se utiliza en los servicios de oración de los nativos americanos del mismo modo que se utiliza el incienso en la misa, para poner a la gente en actitud de oración a través del aroma.
Gros-Louis aplica el smudge, un tipo de incienso hecho con salvia, a Anita Ruiz durante el inicio de la ceremonia del solsticio. El sahumerio se utiliza en los servicios de oración de los nativos americanos del mismo modo que se utiliza el incienso en la misa, para poner a la gente en actitud de oración a través del aroma.

"El sahumerio que usamos hoy es de salvia", dijo Chantel Gros-Louis, coordinadora del Ministerio de los Nativos Americanos de la Arquidiócesis de Detroit, que incensó a las personas reunidas con sahumerio. "Las naciones de los Grandes Lagos utilizan mucha hierba dulce, que crece en los Grandes Lagos. ... Pero también tenemos acceso a la salvia, el cedro, el tabaco, todo ello es una forma de dar las gracias al Creador por todo lo que hay".

Tras un himno de apertura, el círculo rezó una oración a Santa Kateri Tekakwitha -la primera nativa americana en ser canonizada como santa- y leyó la Escritura de Isaías.

A continuación, el grupo rezó seis veces mirando hacia seis direcciones diferentes -norte, sur, este, oeste, el cielo y la tierra- dando gracias a Dios por toda la creación.

"En las Escrituras, Dios promete a Jacob que sus descendientes serán bendecidos por el Norte, el Sur, el Este y el Oeste", dijo el padre Morris. "En el Libro del Apocalipsis, hay ángeles que vienen de las cuatro direcciones. En la cultura de los nativos americanos, existe el sentido de que las diferentes direcciones representan a diferentes personas, diferentes culturas que se unen. Además, en la cultura de las Primeras Naciones, el cielo y la tierra también se consideran direcciones. Así que tenemos personas que sostienen pancartas que representan las diferentes direcciones, y nos arraigamos y nos dirigimos a cada una de ellas para dar las gracias".

A continuación, el grupo rezó por la beatificación del Siervo de Dios Nicholas Black Elk, curandero, catequista y miembro del pueblo Oglala Lakota y uno de los católicos nativos americanos más influyentes del siglo XX.

El grupo cantó el himno "Cántico del Sol" mientras colocaba los regalos en una manta en el centro del círculo para un intercambio de regalos. Gros-Louis, miembro del pueblo Longhouse de la Primera Nación Huron-Wyandot de Canadá, cantó un himno de acción de gracias y alabanza a Dios por la temporada de verano.

Las Hermanas Felicias de Livonia han acogido regularmente el Círculo de Santa Kateri Tekakwitha Nicholas Black Elk para los servicios de oración del solsticio. La bendición del solsticio es una oportunidad para que los católicos nativos americanos compartan su cultura con la Iglesia en general, dijo el padre Charles Morris, que presidió la bendición.
Las Hermanas Felicias de Livonia han acogido regularmente el Círculo de Santa Kateri Tekakwitha Nicholas Black Elk para los servicios de oración del solsticio. La bendición del solsticio es una oportunidad para que los católicos nativos americanos compartan su cultura con la Iglesia en general, dijo el padre Charles Morris, que presidió la bendición.

"En mi lengua ancestral era una canción para celebrar; la canción del mocasín", dijo Gros-Louis. "La utilizamos en ceremonias y celebraciones con nuestros antepasados, como hoy. Nuestra filosofía es que cantamos y bailamos como una forma de agradecer a nuestro Creador y de conectar con el Creador en todo lo que vemos. Por eso la danza y el canto son sagrados, una celebración de todo lo sagrado".

El Círculo de St. Kateri Tekakwitha Nicholas Black Elk se reúne el segundo miércoles de cada mes en la Parroquia de St. Kateri Tekakwitha en Dearborn de 6:30 a 8 p.m., con la excepción de julio y agosto. En julio, el P. Morris y los miembros del círculo viajarán a la Conferencia de Tekakwitha en Alexandria, La., del 20 al 23 de julio para discutir temas relacionados con la comunidad católica indígena en Norteamérica.

La conferencia se celebra en un momento crucial para la Iglesia y el ministerio de los nativos americanos, tras el descubrimiento de tumbas sin marcar en los internados indígenas gestionados por la Iglesia en Canadá y Estados Unidos.

Los líderes indígenas han pedido al Papa Francisco que se disculpe en suelo nativo por la participación de la Iglesia en la gestión de las escuelas, y el Papa tiene previsto visitar Canadá el próximo mes.

La visita del Papa es uno de los muchos pasos que la Iglesia debe dar en el proceso de reconciliación con la comunidad indígena, dijo el padre Morris.

El padre Charles Morris, profesor de la Universidad Madonna y capellán del Círculo de Santa Kateri, lleva una estola hecha en Ontario por encargo de las tribus Ojibwe y Wyandot en 1997 para el ministerio de los nativos americanos. La estola lleva cuentas tejidas con motivos que tienen un gran significado en las comunidades Ojibwe y Wyandot.
El padre Charles Morris, profesor de la Universidad Madonna y capellán del Círculo de Santa Kateri, lleva una estola hecha en Ontario por encargo de las tribus Ojibwe y Wyandot en 1997 para el ministerio de los nativos americanos. La estola lleva cuentas tejidas con motivos que tienen un gran significado en las comunidades Ojibwe y Wyandot.

El P. Morris añadió que es importante construir la confianza en el futuro con la comunidad, lo que incluye aprender más sobre los deseos y necesidades de las comunidades de las Primeras Naciones en la actualidad, donde la Iglesia no está acompañando a los necesitados, e incorporar la cultura de los nativos americanos en la Iglesia, como se ha hecho con las culturas de todo el mundo.

"Cuando (Antoine de la Mothe) Cadillac llegó aquí, ¿quién le recibió? Eran los indígenas aquí mucho, mucho tiempo antes de que llegaran los franceses, los irlandeses, los alemanes, los polacos, los afroamericanos", dijo el padre Morris. "Han estado aquí y tienen mucha sabiduría. Cada cultura tiene sabiduría, y nosotros, como Iglesia, nos enriquecemos si podemos reconocer la unidad y la diversidad que aporta cada cultura."



Cuotas:
Secciones
Inicio
Suscribir
Buscar