Los sacerdotes pueden comenzar a celebrar misas públicaas a partir del 19 de mayo con estrictas normas de seguridad, como el que los fieles usen tapabocas

DETROIT - Las misas públicas se reanudarán para todas las parroquias de la Arquidiócesis de Detroit el viernes 29 de mayo, pero los cada sacerdote podrá, a su discreción, comenzar a celebrar misas públicas desde el martes 19 de mayo, de acuerdo con las nuevas directivas emitidas por el Arzobispo Allen H Vigneron.

Sin embargo, a pesar de la reapertura, "la misa a la que asistirás en las próximas semanas se verá y se sentirá bastante diferente de la misa que recuerdas de hace dos meses" debido a la necesidad de continuar practicando el distanciamiento social y aplicar rigurosas medidas sanitarias, el Arzobispo Vigneron advirtió a los fieles.

En particular, se exigirá a todos los fieles que se usen tapaabocas para la misa, se mantengan al menos a seis pies de distancia y en las iglesias no podrá excederse el 25 por ciento de su capacidad, de acuerdo a las
directivas emitidas el 12 de mayo.

Es importante destacar que el arzobispo señaló que la obligación dominical, el precepto moral y canónico que requiere la asistencia semanal a la misa, continuaría suspendida para todos los fieles al menos hasta el domingo 6 de septiembre. También se alienta a las parroquias a continuar transmitiendo en línea las misas.

La reapertura gradual de las misas se produce dos meses después de que la arquidiócesis suspendiera las liturgias públicas para detener el COVID-19, que se está extendiendo rápidamente y que ha enfermado a más de 47,000 y matado al menos a 4,500 personas en Michigan. En todo el mundo, más de 4 millones de personas han contraído el nuevo coronavirus, lo que ha resultado en más de 282,000 muertes.


El Arzobispo Vigneron dijo que las nuevas pautas y directivas para la misa pública se formaron en consulta con "consejos de expertos de la comunidad médica, expertos litúrgicos y funcionarios de salud".

"En las últimas semanas, hemos observado con alivio cómo nuestro estado de Michigan se abrió gradualmente para algunos negocios y actividades, con estrictas medidas prudenciales precauciones establecidas para prevenir una severa ´segunda ola´ de la pandemia del coronavirus", dijo el Arzobispo Vigneron. "De acuerdo con esta reapertura gradual de nuestra sociedad, es necesario que hagamos arreglos similares dentro de nuestra Iglesia local para permitir una vez más la celebración comunitaria de la Santa Misa, que en esencia es la actividad más 'esencial' conocida en nuestro mundo."

Para hacerlo de manera segura, el arzobispo enfatizó la necesidad de una "adhesión estricta" a las nuevas normas de seguridad.

"Será imprescindible para todos nosotros, los sacerdotes, el personal de las parroquias, los voluntarios y todos los fieles; trabajar juntos durante estos tiempos", dijo el Arzobispo Vigneron. "La pandemia no ha terminado y se deben seguir estas precauciones de seguridad para promover la salud y seguridad continua de todos en nuestra comunidad".

Distanciamiento social en la iglesia

Además de usar tapabocas, se requerirá que los fieles (excluyendo a aquellos que vivan en un mismo hogar) se mantengan separados al menos seis pies en todo momento cuando estén dentro de una iglesia o en los terrenos de la misma. Para hacer esto, la capacidad se limitará al 25 por ciento, y en los casos en que el diseño de la iglesia lo requiera, menos del 25 por ciento.

La cifra del 25 por ciento sigue las pautas estatales para otro tipos de edificios, como las tiendas minoristas.

Para dar cabida a un mayor número de fieles, las parroquias que cuentan con los medios pueden abrir un espacio auxiliar, como un salón parroquial o un estacionamiento, desde donde podrán proporcionar una transmisión en vivo de la misa. También se alienta a que hayan misas al aire libre, si el clima lo permite, como una forma de mantener el distanciamiento social.

Entre las celebraciones, las instalaciones de cada iglesia deben limpiarse y desinfectarse a fondo, y las fuentes de agua bendita deben permanecer siempre vacías.

“A pesar de todo, debemos recordar que este virus no discrimina entre las reuniones; un grupo reunido para el culto sagrado no es inmune por serlo", agregó el arzobispo. "Es solo a través de nuestra cuidadosa observancia de estas precauciones que es posible reanudar la misa pública".

Aunque las directivas no exigen una forma de hacer cumplir la regla del 25 por ciento, las formas sugeridas para que las parroquias hagan esto incluyen un enfoque de "primero que llega, primero que se sienta" o un sistema de "emisión de boletos" en línea para permitir a las personas reservar asientos. Los pastores también pueden optar por ofrecer misas adicionales para dar cabida a más fieles.

Artículos como los misales, tarjetas de oraciones e himnarios se pueden quitar de los bancos para facilitar la limpieza, y las pautas sugieren limitar el canto a "un pequeño número de canciones conocidas, incluso aquellas que se pueden cantar de memoria", para evitar el uso de himnarios lo sea posible.

Las misas al aire libre y las “Misas de estacionamiento” en las que los feligreses permanecen en sus automóviles son una opción para las parroquias que buscan formas de mantener el distanciamiento social y al mismo tiempo proporcionar misas públicas. (Valaurian Waller | Detroit Catholic)

Las canastas de las ofrendas  tampoco se deben pasar de persona a persona, pero se pueden establecer “buzones” para que los fieles depositen sus ofrendas. Desde que comenzó la pandemia, las iglesias han luchado poderosamente con limosnas y ofrendas dramáticamente disminuidos, a pesar de las opciones de donaciones en línea.

La sagrada comunión

Tal vez la pregunta que más tienen los fieles al regresar a la misa es sobre cómo se manejará la distribución de la comunión por las parroquias.

Aunque recibir la comunión en la misa no es una obligación moral, será una opción para los fieles que lo deseen.

La distribución de la sangre de Cristo continuará suspendida, incluso por inmersión (una práctica mediante la cual el sacerdote, y solo un sacerdote, sumerge la hostia en el cáliz antes de dárselo quien comulgue).


Debido a la reverencia debida al Santísimo Sacramento, el ministro o el comulgante receptor no debe usar guantes, pero los sacerdotes y ministros extraordinarios deben lavarse o desinfectarse las manos antes de distribuir la Eucaristía. El desinfectante para manos también debe estar disponible en el lugar en el que se dé la comunión.

Canónicamente, "los fieles tienen derecho a recibir la Sagrada Comunión en la mano o en la lengua", establecen las directrices de la arquidiócesis. Sin embargo, debido a que la recepción en la lengua "podría causar preocupación para algunos feligreses que están detrás (en la línea de la Sagrada Comunión) sobre la propagación de gotas a los dedos del ministro por medio de la respiración", se recomienda a las parroquias a que designen un ministro específicamente para aquellos que deseen recibir la comunión en la lengua, o pedir a los que reciben en la lengua que se acerquen hasta el final para recibir la comunión.

Los fieles deben quitarse los tapabocas antes de acercarse a recibir la comunión, y la reverencia y el intercambio verbal ("El cuerpo de Cristo", "Amén") deben darse a seis pies de distancia.

Si el ministro toca accidentalmente la mano o la lengua de un comulgante, debe detenerse inmediatamente y volver a desinfectar sus manos antes de continuar.

En el caso de las misas al aire libre o de “estacionamiento" en las que los fieles permanecen en sus automóviles, los que comulgan deben salir de sus automóviles para recibir la comunión, en lugar de que el ministro vaya de automóvil en automóvil, para así permitir que el ministro desinfecte sus manos más fácilmente.

Otros cambios

Como en las semanas previas a la suspensión de las misas públicas, continuarán ciertos cambios en la liturgia, incluida la omisión del saludo de la paz.

En cualquier línea que se forme, incluyendo las líneas de la procesión y de la comunión, las personas deberán mantener siempre seis pies de distancia. La procesión del ofertorio antes de las oraciones eucarísticas también deberá ser omitida.

Los bautizos, bodas y funerales, que originalmente se suspendieron pero se permitieron desde el 30 de abril, pueden reanudarse sin permiso individual, de acuerdo con las reglas de distanciamiento social, de acuerdo las directivas. Las reuniones no litúrgicas en los terrenos de la parroquia deben continuar suspendidas, aunque los párrocos pueden otorgar un permiso especial a grupos de menos de 10 personas.

Cuando las misas se reanuden, "el lugar de honor para asistir a estas misas más tempranas debe ser otorgado a los que han sido elegidos y a los que son ya candidatos para entrar en comunición plena y a aquellos que ayudan a estos dos grupos a ingresar a la Iglesia Católica", dicen las directivas.

Aunque no se ha dado una fecha para cuando aquellos que completaron el RCIA, que normalmente serían recibidos en la Iglesia en la Vigilia Pascual, harían sus sacramentos de iniciación, la Oficina de Culto Cristiano de la arquidiócesis proporcionará más orientación pronto, dijo.

Estos cambios dan esperanza a aquellos que anhelaban regresar a los sacramentos, el arzobispo Vigneron enfatizó que los nuevos estándares buscan lograr un delicado equilibrio entre las necesidades espirituales de los fieles y la seguridad de todos, particularmente los más vulnerables, que a menudo son los más atraídos por las sagradas liturgias de la Iglesia.

"Cuando comenzó esta pandemia, ordené a los sacerdotes de la Arquidiócesis de Detroit que suspendieran todas las misas públicas mientras evaluabamos la situación y explorabamos una forma segura de llevar a Cristo a la gente, tanto a través de la Palabra de Dios como de los sacramentos", dijo el arzobispo Vigneron. “Esta fue una decisión desafortunada pero necesaria a la luz de la gravedad de la pandemia y la cantidad de incógnitas asociadas con este nuevo y mortal virus.”

"Sepan que he rezado durante este tiempo por ustedes, los fieles del sureste de Michigan, especialmente durante mis misas privadas y en vivo", continuó el arzobispo. “Ruego que hayas sentido el amoroso consuelo de Cristo mientras esperabas el día en que pudieras regresar a su presencia real en la Eucaristía. Y me alegro con ustedes y agradezco a Dios hoy a medida que avanzamos hacia la reapertura gradual de nuestras comunidades parroquiales ”.

Lea las pautas detalladas

Para pautas específicas, directivas y mensajes importantes con respecto a la respuesta de la Arquidiócesis de Detroit a la crisis del coronavirus, visita www.aod.org/emergencyresponse.


Síguenos en Facebook o Instagram como Detroit Catholic en español, suscríbete para recibir los boletines semanales vía correo electrónico o colabora con nosotros.