Un "ángel de la misericordia" pasa largas horas en el hospital para atender a madre enferma en Uganda

Joseph Kirembwe, auxiliar de enfermería en el Hospital Beaumont de Taylor, llegó a Estados Unidos hace una década desde su Uganda natal. Aunque llegó a los Estados Unidos con el deseo de explorar el sacerdocio, la salud de su madre y las obligaciones familiares le hicieron posponer esos sueños para poder ganar suficiente dinero para cuidar de ella. (Matthew Rich | Especial para Detroit Catholic)

Después de pasar 10 años en el seminario, Joseph Kirembwe dejó de lado sus sueños de ser sacerdote para ocuparse de su familia, de su pueblo natal

TAYLOR — Joseph Kirembwe, nacido en Uganda, es un conocido auxiliar de enfermería del Hospital Beaumont de Taylor.

Pero algunos, como la paciente Susan Mondon, de Dearborn, le llaman por otro nombre: ángel de la misericordia.

"Susie se cayó en su cocina el 9 de diciembre", lesionándose gravemente la pierna, dijo su hermana, Mary Anne Linsell. "La operaron y la enviaron a rehabilitación a Beaumont Taylor, donde conoció a Joseph. Joseph fue su mejor cuidador. Si él estaba de guardia, era un gran día para Susie".

La operación de Mondon fracasó y tuvo que volver a Beaumont para una segunda operación. Durante las dos estancias en el hospital, Kirembwe fue el principal cuidador de Mondon durante más de un mes.

Se forjó una amistad, y las hermanas dicen que San José tiene parte del mérito.

Joseph Kirembwe, de 36 años, se detiene en la capilla para rezar antes de su turno. Kirembwe dice que su fe católica le ayuda a ser un mejor cuidador, y le encanta compartir su fe con los demás. (Matthew Rich | Especial para Detroit Catholic)
Joseph Kirembwe, de 36 años, se detiene en la capilla para rezar antes de su turno. Kirembwe dice que su fe católica le ayuda a ser un mejor cuidador, y le encanta compartir su fe con los demás. (Matthew Rich | Especial para Detroit Catholic)

"Una de mis estatuas favoritas es la de San José sosteniendo al niño Jesús. Puse una pequeña estatua de San José en el alféizar de la ventana de la habitación de Susie", dijo Linsell a Detroit Catholic. "Al día siguiente, Susie me llamó para decirme que cuando Joseph entró en su habitación, estaba casi bailando, diciendo: 'Ese es mi santo patrón; me llamo así'. Susie nos decía: 'Es como San José, todos los días, tratando de enorgullecer al Señor'. Eres mejor persona, sólo por haber hablado con un ángel tan trabajador en la tierra para la gloria de Dios".

La estatua suscitó muchas conversaciones entre los tres sobre su fe católica compartida. Mondon y Linsell también descubrieron por qué Kirembwe trabaja tantos turnos de 12 horas - seis o siete días a la semana - y por qué siguió trabajando incluso cuando se debilitó por una úlcera sangrante hace un tiempo: La mayor parte de su sueldo se envía a Uganda para mantener a su familia, incluida su madre enferma, su hermano, que es sacerdote católico en una región rural pobre, y otras personas de su pueblo.

Un corazón para ayudar a otros

Hace poco, en un día libre, Kirembwe, de 36 años, compartió su historia con Detroit Catholic, recibiendo a un periodista en su modesto apartamento cerca del hospital. Su pequeña estatua de San José ocupa un lugar destacado en el salón. Fue un punto focal cuando, al final de la entrevista, Kirembwe hizo la señal de la cruz y rezó en voz alta desde su corazón.

Joseph es el menor de ocho hermanos.

Joseph Kirembwe, tercero desde la izquierda, junto a su hermano, el padre Denis Ssebuggwawo, tercero desde la derecha, y sus hermanos después de la misa frente a la parroquia católica de la Sagrada Familia de Namayumba, en el distrito de Wakiso, en la Arquidiócesis de Kampala, Uganda. El padre Denis es el párroco de la Sagrada Familia. (Cortesía de Joseph Kirembwe)
Joseph Kirembwe, tercero desde la izquierda, junto a su hermano, el padre Denis Ssebuggwawo, tercero desde la derecha, y sus hermanos después de la misa frente a la parroquia católica de la Sagrada Familia de Namayumba, en el distrito de Wakiso, en la Arquidiócesis de Kampala, Uganda. El padre Denis es el párroco de la Sagrada Familia. (Cortesía de Joseph Kirembwe)

"Mi madre tiene 80 años; mi padre murió en 2009, poco antes de que yo llegara a Estados Unidos", dijo. "Crecimos en el campo, una típica zona rural sin agua ni electricidad. Pero, gracias a Dios, mi madre trabajó duro para asegurarse de que yo fuera a la escuela. Cuando crecí, quería ser sacerdote católico, así que fui monaguillo. Pero debido a los escasos fondos de la familia, no pude ir al seminario. Así que acabé convirtiéndome en profesor, enseñando a niños pequeños. Daba clases de matemáticas y ciencias. Me apasionan tanto los niños como los ancianos".

Kirembwe enseñó durante cuatro años, pero el deseo de buscar el sacerdocio nunca le abandonó.

"Con el tiempo, decidí entrar en el seminario", dice Kirembwe, campeón de atletismo en su país. "Tengo un hermano, Denis, que es sacerdote católico. Empecé mi licenciatura en filosofía en el mismo seminario diocesano al que asistió mi hermano".

La diócesis de Kirembwe decidió enviarle a estudiar teología a Estados Unidos, donde asistió a la Universidad de Santo Tomás y al Seminario de San Pablo, en Minnesota. Después de 10 años en el seminario - seis años en Uganda y cuatro en Estados Unidos - se graduó con un máster en divinidad.

Fue entonces cuando las cosas se complicaron.

"En ese momento, mi madre estaba significativamente enferma", dijo Kirembwe. "Esto me obligó a cambiar mi idea de volver para la ordenación porque en ese momento, si iba, mi madre no podría sobrevivir. Así que tuve que quedarme (en EE.UU.) y tratar de ganar algo de dinero para hacer frente a las facturas del hospital en casa".

Joseph Kirembwe disfruta de una esperada visita con su madre, Cotilda Nakamatte, en la casa familiar de Uganda. (Cortesía de Joseph Kirembwe)
Joseph Kirembwe disfruta de una esperada visita con su madre, Cotilda Nakamatte, en la casa familiar de Uganda. (Cortesía de Joseph Kirembwe)
Después de llegar a los Estados Unidos, Kirembwe descubrió la formación de auxiliar de enfermería en Health Care Solutions en Detroit, y se certificó en 2015. (Matthew Rich | Especial para Detroit Catholic)
Después de llegar a los Estados Unidos, Kirembwe descubrió la formación de auxiliar de enfermería en Health Care Solutions en Detroit, y se certificó en 2015. (Matthew Rich | Especial para Detroit Catholic)

Kirembwe se enteró de la existencia de Freedom House en Detroit, donde podía vivir mientras solicitaba la ciudadanía.

"No tenían eso en Minnesota. Tenía un amigo aquí que podía ayudarme, así que en septiembre de 2014 me vine a Michigan", dijo. "El comienzo no fue fácil. Me quedé allí cinco meses. Allí hay muy buena gente. A la directora la llamábamos 'mamá Deb'. Es una madre para todo el mundo, independientemente de tu procedencia; te acoge".

En Freedom House, Kirembwe conoció a refugiados de Afganistán, Congo, Ruanda, Burundi, Egipto, "todos los países diferentes", dijo, incluso otros de Uganda. También se enteró de la formación en ayuda de enfermería en Health Care Solutions, en Detroit.

"Allí aprendí a atender a los enfermos y sus necesidades. Me presenté al examen y en 2015 obtuve la certificación", dijo Kirembwe. Durante dos años, trabajó en Four Chaplains Nursing Care Center en Westland, antes de unirse a Beaumont en 2017.

Sin embargo, el establecerse y tener escasos fondos significó no poder visitar a su madre durante ocho años.

"Sentí que había un vacío dentro de mi corazón en el que necesitaba ir a sentarme con ella, hablar, abrazarla y tener esa relación madre-hijo", dijo Kirembwe, que desde entonces ha podido volver a Uganda. "Ella está muy, muy agradecida. Cada vez que la llamo, casi se arrodilla y me da las gracias por cuidarla. Pero esto es lo que debo hacer. Ella ha hecho mucho por mí. Siento que no he hecho ni una cuarta parte de lo que ella hizo".

El hermano de Joseph, el padre Denis Ssebuggwawo, de la parroquia católica de la Sagrada Familia en Kampala (Uganda), visita a su madre, Cotilda Nakamatte, a sus hermanas y a sus primos en la casa familiar. (Cortesía de Joseph Kirembwe)
El hermano de Joseph, el padre Denis Ssebuggwawo, de la parroquia católica de la Sagrada Familia en Kampala (Uganda), visita a su madre, Cotilda Nakamatte, a sus hermanas y a sus primos en la casa familiar. (Cortesía de Joseph Kirembwe)

Las necesidades son enormes en el pueblo de Kirembwe, Kakoola, en el distrito de Mpigi (Uganda).

"La gente no tiene literalmente nada. Son miserables. Hay muchos que están luchando", dijo Kirembwe. " Te da lástima. Algunos son huérfanos. Algunas son mujeres abandonadas. Son madres solteras que han perdido a sus maridos. Viven con menos de un dólar al día. A veces no saben dónde conseguir algo de comer. Están perdiendo la esperanza; están desesperadas.

"No hay electricidad ni agua corriente", añade. "La gente utiliza velas y queroseno para iluminar su casa. Los niños tienen que bajar al valle con recipientes para llevar agua a casa sobre sus cabezas. Yo también crecí haciendo eso. No es nada nuevo. Puede ser como una milla, como yo caminé, o para algunas personas una milla y media para buscar agua. Es la situación en la que estamos. Estamos acostumbrados".

Ria, un rayo de esperanza

Pero estar acostumbrado a la situación no significaba volverse complaciente. Así que Kirembwe y su hermana concibieron una idea.

"Cuando hablé con mi hermana Ruth -que es madre y banquera en Uganda- se nos ocurrió crear una organización para ayudar con lo poco que tenemos", cuenta Kirembwe.

Llamaron a su organización Ria Child Care & Women Empowerment Ministries.

"El nombre se debe a María, la Virgen María, la patrona de nuestra organización", dijo Kirembwe. "Los niños están en un estado muy lamentable. A los niños les encantaría ir a la escuela, pero no tienen matrícula ni escuela; no tienen nada. Pudimos empezar con dos niños, Angel Nabadda, de 7 años, que está en primer grado, y Marvin Lubowa. Tiene ocho años y también está en primer grado. Intentamos proporcionarles la matrícula y la ropa y asegurarnos de que sigan en la escuela. Queremos ayudar a más niños, pero no podemos permitírnoslo".

Angel Nabadda, de 7 años, es uno de los dos alumnos a los que Joseph Kirembwe y su hermana pueden ayudar a través de su organización, Ria Child Care Ministries. Quieren ayudar a muchos más. (Cortesía de Joseph Kirembwe)
Angel Nabadda, de 7 años, es uno de los dos alumnos a los que Joseph Kirembwe y su hermana pueden ayudar a través de su organización, Ria Child Care Ministries. Quieren ayudar a muchos más. (Cortesía de Joseph Kirembwe)
Ida Nakalembe, a la izquierda, y Ruth Lunkuse, de Ria Child Care & Women Empowerment Ministries, entregan ropa y material escolar a Marvin Lubowa, de primer grado (mirando hacia arriba), y a otros niños. (Cortesía de Joseph Kirembwe)
Ida Nakalembe, a la izquierda, y Ruth Lunkuse, de Ria Child Care & Women Empowerment Ministries, entregan ropa y material escolar a Marvin Lubowa, de primer grado (mirando hacia arriba), y a otros niños. (Cortesía de Joseph Kirembwe)

Una amiga, Ida, ayuda a Ruth y a Joseph.

"Desde que estoy aquí, no puedo estar presente en el terreno. Ruth e Ida hacen el trabajo de base, hacen el seguimiento de los niños y los visitan en la escuela y en sus casas. Les llevan ropa y material escolar. Se aseguran de que estén bien", explica Kirembwe.

Uganda tiene escuelas públicas gratuitas, "pero las escuelas están sólo en ciertas áreas. La escuela puede estar a 10 millas de distancia", dijo Kirembwe. "Los niños pequeños no pueden llegar a ese lugar. Para un niño es prácticamente imposible. Se trata de familias muy necesitadas".

Durante la pandemia, el gobierno quiso establecer la enseñanza virtual, pero con la falta de tecnología básica, no pudo despegar.

"La mayoría de las escuelas de los pueblos no tienen electricidad, teléfonos, televisores ni radios, así que ¿cómo iban a hacerlo? Era imposible", explica Kirembwe. "¿Y qué pasó? Los niños tuvieron que quedarse en casa durante dos años. Acaban de volver este enero".

Mondon y Linsell dicen que Kirembwe "camina y habla con la alegría de Jesús" a pesar de las dificultades. Las hermanas intentan ayudarle en pequeñas cosas.

Además de trabajar para ayudar a pagar la atención médica de su madre, Kirembwe también fundó una organización sin ánimo de lucro, Ria Child Care & Women Empowerment Ministries, junto con su hermana, para proporcionar matrícula y ropa a los niños pobres de Uganda. (Matthew Rich | Especial para Detroit Catholic)
Además de trabajar para ayudar a pagar la atención médica de su madre, Kirembwe también fundó una organización sin ánimo de lucro, Ria Child Care & Women Empowerment Ministries, junto con su hermana, para proporcionar matrícula y ropa a los niños pobres de Uganda. (Matthew Rich | Especial para Detroit Catholic)

"Tal vez, a través de diversas formas, se pueda ayudar a la comunidad de Joseph en su país", dijo Linsell. "Estamos plantando una semilla para ver a dónde puede llevar esto el Espíritu Santo. ¿Un pozo de agua en su pueblo natal? ¿Patrocinio para que más pequeños vayan a la escuela? ¿Medicina y alimentos para su familia y otros en su país? ¿Una plaza en el seminario para Joseph aquí en los Estados Unidos?".

Si tuviera la oportunidad, Kirembwe dice que le gustaría retomar los estudios de enfermería para "ganarse mejor la vida y ayudar a más personas en su país", afirma.

Pero incluso eso está en suspenso, sin la certeza de que su madre está bien en casa.

"Si empiezo a ir ahora, mi madre no podrá recibir los cuidados y la atención que necesita", dijo Kirembwe. "Ahora mismo, todo está en espera. Tengo que asegurarme de que está bien. Si no lo está, no me concentraré, no estudiaré bien. Tengo este título; he estudiado teología y filosofía, pero no sé cómo proceder, la verdad.

"Me gusta mucho en Beaumont", añadió Joseph. "Es bastante edificante cuando ves que un paciente se recupera bajo tus cuidados. Te da esperanza. Como la historia del buen samaritano. Ves que alguien progresa y te sientes bien por haber podido ayudarle".

Mondon y Linsell no podrían estar más agradecidas.

"Joseph hizo que el camino de Susie y de nuestra familia fuera un poco más suave, sabiendo que tenía un Ángel de la Misericordia la mayoría de los días durante su sufrimiento", dijo Linsell.



Cuotas:
Secciones
Inicio
Suscribir
Buscar