Arzobispo en la misa de aniversario del sínodo: ADN de la Iglesia siempre ha tenido que ver con la misión

El Arzobispo Vigneron conmemora el quinto aniversario del Sínodo 16, agradecido por las gracias que Dios ha otorgado durante y desde entonces

DETROIT - El Sínodo 16 no fue una reunión más, y Haz llegar el Evangelio es mucho más que otro programa de la Iglesia.

El Arzobispo Allen H. Vigneron enfatizó este punto durante una misa especial en la vigilia de la fiesta de Cristo Rey el 20 de noviembre, en conmemoración del quinto aniversario de la gran reunión de la Arquidiócesis de Detroit que recalibró la Iglesia en el sureste de Michigan hacia un enfoque más misionero.

Asistieron a la Catedral del Santísimo Sacramento decenas de personas involucradas con el Sínodo 16, junto con muchas más que participaron en línea, una señal de la batalla que continua contra el COVID-19, ya que Michigan sigue siendo uno de los puntos calientes de la nación. El Arzobispo Vigneron agradeció a todos los presentes tanto en persona como virtualmente por su trabajo en “cambiar el propio ADN” de la arquidiócesis.

El arzobispo proclamó, “Viva Cristo Rey”, en un guiño a su tiempo como obispo de Oakland, California, de 2003 a 2009, el grito español para proclamar a Cristo como Rey que dijeron los católicos mexicanos durante la Guerra Cristera,.

El clero de la Arquidiócesis de Detroit encabezó la procesión para comenzar la Misa del quinto aniversario del Sínodo 16 en la Catedral del Santísimo Sacramento.
El clero de la Arquidiócesis de Detroit encabezó la procesión para comenzar la Misa del quinto aniversario del Sínodo 16 en la Catedral del Santísimo Sacramento.

"Estoy muy contento de poder estar aquí en la catedral para conmemorar esta importante ocasión", dijo el Arzobispo Vigneron, y también reconoció a quienes se unieron a través de la transmisión en vivo. “Algunos de ustedes aquí esta noche son miembros del grupo consultivo, y algunos de ustedes son mis compañeros de trabajo en la curia”.

El arzobispo también reconoció de manera especial la presencia del Arzobispo Michael J. Byrnes, de Agana, Guam, quien como obispo auxiliar de Detroit en 2016 "fue instrumental en la dirección del sínodo, guiándolo desde su inicio y ayudándonos a seguir adelante hacia su culmen".

Junto con el arzobispo Byrnes, otros dos prelados se unieron al Arzobispo Vigneron para la misa: el obispo auxiliar Gerard W. Battersby, quien sucedió al arzobispo Byrnes como la persona clave de la arquidiócesis para desempacar los frutos del Sínodo 16, y el obispo Francis Y. Kalabat de la aparquía caldea de Santo Tomás Apóstol en Southfield.

Junto con un puñado de sacerdotes, los congregados dieron gracias por el Sínodo 16 y la transformación que la arquidiócesis ha experimentado y continúa experimentando para convertirse en una Iglesia más centrada en los misioneros.

“Lo que recuerdo en particular de todo el proceso es nuestro Año de oración por un nuevo Pentecostés”, dijo el Arzobispo Vigneron. “Estoy convencido de que si no hubiéramos pasado ese año, todos en oración intensa, no hubiéramos estado tan abiertos al Espíritu Santo como lo estuvimos en el Sínodo. Pienso en las gracias de las misiones 'Ven, encuentra a Cristo', esas noches de adoración y renovación, pidiendo a los miembros del Sínodo que se aseguren de hacer una confesión digna como parte de la preparación para el mismo. Porque la dinámica principal del celo misionero es arrepentirse y creer en el Evangelio”.

Los participantes del Sínodo 16 y el personal de la curia arquidiocesana se reunieron en la Catedral del Santísimo Sacramento el 20 de noviembre para la Misa del quinto aniversario del Sínodo 16.
Los participantes del Sínodo 16 y el personal de la curia arquidiocesana se reunieron en la Catedral del Santísimo Sacramento el 20 de noviembre para la Misa del quinto aniversario del Sínodo 16.

La preparación para el Sínodo 16 incluyó reuniones parroquiales y regionales en las que se invitó a feligreses, párrocos y personal de la parroquia a compartir sus propias experiencias, preocupaciones e ideas sobre cómo crear una Iglesia misionera, muy en sintonía con la visión del Papa Francisco para el próximo Sínodo sobre Sinodalidad. La preparación también incluyó una Misa de Perdón en la catedral, donde los obispos de la arquidiócesis pidieron perdón por las fallas de la Iglesia a lo largo de los años.

"No debería sorprendernos, si miramos hacia atrás", dijo el Arzobispo Vigneron. “Ese es el tipo de oración que siempre va a recibir respuesta... No siempre nos responde de la manera que esperamos, pero siempre te responderá, y así respondió. Una de las personas que participó en el sínodo, que tuvo un testimonio en el video (del aniversario del sínodo) lo expresó de esta manera: 'Les mostramos a todos que ya no íbamos a perder el tiempo'. De eso se trata este sínodo."

El Arzobispo Vigneron recordó haber hecho todo lo posible para asimilar todos los comentarios y comentarios durante el Sínodo 16, usándolos junto con sus propias reflexiones en la elaboración de Haz llegar el Evangelio, la carta pastoral que desde su publicación sirve como modelo para la identidad misionera de la arquidiócesis en el futuro.

El arzobispo Allen H. Vigneron dijo a quienes se reunieron en la catedral y vivieron la celebración en línea que el trabajo del Sínodo 16 continúa y está muy en línea con la visión del Papa Francisco para la Iglesia y el próximo Sínodo sobre Sinodalidad.
El arzobispo Allen H. Vigneron dijo a quienes se reunieron en la catedral y vivieron la celebración en línea que el trabajo del Sínodo 16 continúa y está muy en línea con la visión del Papa Francisco para la Iglesia y el próximo Sínodo sobre Sinodalidad.

Es una identidad que se centra en la evangelización, que, en cierto modo, siempre fue la identidad de la Iglesia.

"En el pasado, he hablado de un nuevo ADN, un nuevo tipo de realidad genética en la identidad de nuestra diócesis", dijo el Arzobispo Vigneron. “No estoy seguro de si eso fue realmente exacto. Porque, como dice el Papa Francisco, la identidad misionera siempre forma parte de nuestra Iglesia. Es quiénes somos, quiénes somos como Iglesia. Desde el principio, desde la aparición en el Cenáculo de Pentecostés, (la Iglesia) se ha mostrado en misión. Quizás en momentos hemos olvidad esa misión, pero en el Sínodo la hemos reclamado".

El Arzobispo Vigneron dijo que la misa de aniversario fue más que una oportunidad para agradecer a Dios por las gracias del Sínodo 16, sino una invitación a reflexionar más sobre lo que aún queda por hacer.

"Nuestro camino sinodal, creo, ha sido confirmado por lo que está sucediendo en toda la Iglesia en estos días", dijo el Arzobispo Vigneron. “El Santo Padre, el Papa Francisco, llama a todo el pueblo de Dios a participar en el proceso de una consulta sinodal. Es por todo esto que damos gracias. Y después de que termine de predicar, voy a hacer una pausa por un momento significativo, para que todos puedan recordar cuáles son las gracias particulares del Sínodo 16 y estos cinco años desde entonces por los cuales le dan gracias y alabanza a Dios esta noche".

Participantes del Sínodo 16, los miembros de la curia y los consultores se reúnen en la Catedral del Santísimo Sacramento después de la Misa del quinto aniversario del Sínodo 16.

Karen Dinoto, de la parroquia St. Michael en Sterling Heights, asistió a la catedral para la misa del quinto aniversario, y comento lo que mucho que su vida y su parroquia han cambiado desde que se le pidió que fuera miembro del Sínodo 16.

“Esta Misa me ha traído maravillosos recuerdos”, dijo Dinoto a Detroit Catholic. “Rejuvenece la misión y simplemente vuelve a encender la llama en el interior. Han cambiado muchísimas cosas. Me animó mucho más a hablar e involucrarme con la gente y tratar de difundir la palabra de DIos".

“Hay muchos más programas de formación de adultos en mi parroquia desde el sínodo, y eso ha sido muy beneficioso para alentar a las personas a compartir su fe entre sí”, agregó Dinoto. "Por supuesto que el COVID ha frenado esto, pero hemos visto que suceden cosas maravillosas".

La celebración del aniversario del sínodo en la solemnidad de Cristo Rey destaca el sentido de urgencia y el propósito detrás del trabajo del sínodo, dijo el arzobispo Vigneron. El Sínodo 16 trataba sobre Dios "queriendo recuperar su mundo", y proclamar la realeza de Cristo es tan poderoso en el siglo XXI como lo fue en el siglo primero.

El Arzobispo Vigneron dijo que el trabajo del Sínodo 16 y Haz llegar el Evangelio continúa cinco años después, y que la visión que se formó después del sínodo se está ajustando continuamente para lograr la transformación de la arquidiócesis de "mantenimiento a misión".
El Arzobispo Vigneron dijo que el trabajo del Sínodo 16 y Haz llegar el Evangelio continúa cinco años después, y que la visión que se formó después del sínodo se está ajustando continuamente para lograr la transformación de la arquidiócesis de "mantenimiento a misión".

“Debemos tener una especie de urgencia serena para estar en esta gran tarea misionera”, dijo el Arzobispo Vigneron, “esta tarea de llevar el mundo al altar, para que el mundo pueda unirse a la oración de Jesucristo".

“La Eucaristía de esta noche es una especie de anticipo en nuestro servicio a Dios Padre, el primer depósito de este don de esfuerzo misionero”, concluyó el Arzobispo Vigneron. “Es un anticipo de Dios para nosotros, una probadita de lo que nos espera: cuál es el futuro de 'hacer llegar el Evangelio', hacia dónde va todo, de qué se trata. Es para que Dios, como dice la Sagrada Escritura, sea alabado por personas de todos los idiomas, de todas las naciones. Todos proclamarán a Cristo como Rey".

"Viva Cristo Rey".



Cuotas:
Secciones
Inicio
Suscribir
Buscar