Ayudar a los sobrevivientes es un ministerio de compasión para el coordinador arquidiocesano de asistencia a las víctimas

Tony Latarski, coordinador de asistencia a las víctimas de la Arquidiócesis de Detroit, habla con el moderador de la curia, el padre Jeffrey Day, en el edificio de la Cancillería de la arquidiócesis, en el centro de Detroit. Latarski se esfuerza por ser una voz de empatía y acompañar a los supervivientes en todo lo que necesiten. (Foto de archivo de Detroit Catholic)

A la luz del 20º aniversario de la "Carta para la protección de los niños y los jóvenes" de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, que esbozó reformas en la respuesta de la Iglesia estadounidense a la crisis de los abusos sexuales, Detroit Catholic actualiza y vuelve a publicar este artículo publicado originalmente en 2019. Este artículo es el tercero de una serie de tres partes sobre cómo la Arquidiócesis de Detroit responde, trabaja para prevenir y busca ayudar a las víctimas de abuso sexual. Todo el material relacionado con el informe de la Arquidiócesis sobre el 20º aniversario de la Carta de Dallas está disponible en www.aod.org/dallascharter.

DETROIT – Como coordinador de asistencia a las víctimas de la Arquidiócesis de Detroit, Tony Latarski actúa como oyente compasivo, defensor proactivo y socio de los supervivientes de abusos y sus familias. Su ministerio sitúa a Latarski en primera línea del compromiso de la arquidiócesis de atender a quienes han sufrido graves indignidades a manos de representantes de la Iglesia, acompañando a las personas en su camino hacia la recuperación y la sanación.

Las 197 diócesis y eparquías de Estados Unidos cuentan con un coordinador de asistencia a las víctimas, un puesto creado en 2002 a través de la Carta para la Protección de los Niños y los Jóvenes, adoptada por los obispos estadounidenses como respuesta a la crisis nacional de abusos sexuales por parte del clero. Su creación fue paralela a la inauguración del programa nacional VIRTUS, Protecting God's Children (Protegiendo a los niños de Dios), una formación obligatoria para todos los empleados y voluntarios de la iglesia, diseñada para concienciar sobre los abusos y cómo evitar que se produzcan en los niños y adultos vulnerables de la comunidad.

Latarski es idóneo para este ministerio. Durante su anterior carrera en las fuerzas del orden, fue testigo de primera mano de crímenes horribles y del sufrimiento humano.

"Sé por lo que están pasando. No puedes borrar las cosas que te han sucedido", dijo. "Cuando la gente llama, hay que tener paciencia y escuchar. Dejar que cuenten su historia y luego trabajar con ellos".

"Preguntamos: '¿Cómo estás? ¿Cómo podemos ayudarte?' Siempre recomendamos la terapia y la conseguimos inmediatamente para ellos".

Las sesiones de terapia para las víctimas sobrevivientes están a cargo de trabajadores sociales y psicólogos de nivel de maestría, capacitados para trabajar con sobrevivientes de abuso físico, sexual, emocional o estrés postraumático. La arquidiócesis se hace cargo de los gastos. También se ofrece a las víctimas la oportunidad de reunirse con el arzobispo Allen Vigneron para contar su historia, si así lo desean.

Cuando se informa de una acusación, la arquidiócesis entrega el caso a las fuerzas del orden, sin importar cuándo se produjeron los abusos. También alerta a la Junta de Revisión de la arquidiócesis, presidida por el juez retirado del Tribunal de Apelaciones de Michigan, Michael Talbot, e integrada por expertos en campos específicos. Al igual que Protecting God's Children, la Junta de Revisión es un producto de la Carta de 2002.

Si se determina que una denuncia es creíble, (lo que significa que tiene una "apariencia de verdad", parece ser o incluso podría ser cierta), el sacerdote o diácono acusado es inmediatamente restringido del ministerio. Los nombres de los clérigos restringidos y destituidos, así como los que están siendo investigados por las autoridades civiles, se publican en el sitio web de la Arquidiócesis de Detroit. La lista incluye a los sacerdotes de órdenes religiosas y a los clérigos fallecidos que han sido acusados de forma creíble. Los medios de comunicación locales son contactados cada vez que se añade un nuevo nombre.

Una pregunta que Latarski suele hacer cuando recibe la llamada de un sobreviviente: "¿Por qué has decidido denunciar ahora?".

"Por fin tienen el valor de contar su historia, y no quieren que esto le ocurra a nadie más", dijo. "Tener ese valor para dar la cara, es difícil. Te puedo decir que es difícil hablar y decir: 'He sufrido abusos y quiero hablar de ello'".

Latarski trabajó como facilitador de Protecting God's Children cuando se puso en marcha poco después de que se redactara la Carta de Dallas.

"Esto fue en un momento en que teníamos muchos sacerdotes que estaban siendo retirados del ministerio. Cuando lo hicimos por primera vez, estaba en su punto álgido", dijo Latarski. "Al principio, hubo resistencia por parte de las personas que se formaban. Hay que recordar que a cada uno de ellos también se le hizo una comprobación de antecedentes penales. Preguntaban: '¿Por qué tengo que hacer esto?

"Nuestra respuesta fue: 'Sí, vamos a hacerlo. Forma parte de nuestro ADN; vamos a proteger a los niños'", dijo Latarski.

Las actitudes han cambiado drásticamente en los 20 años transcurridos desde entonces, dijo Latarski.

"Ahora lo entendemos. Lo apreciamos. Si oímos a un niño decir: 'No me gusta estar con la Sra. Jones o el Sr. Smith', y si hemos recibido la formación, quizá se levanten algunas banderas. Por eso hacemos hincapié: Denuncia, denuncia, denuncia. Si salvamos a un niño, habremos hecho nuestro trabajo. Para eso estamos".

La arquidiócesis ha recorrido un largo camino, dijo Nancy Diehl, ex fiscal y Jefa de la División de Juicios del Condado de Wayne.

"Ahora nos centramos en las víctimas y en su bienestar, gracias a Dios. Ha habido un progreso notable en cuanto a los protocolos establecidos", dijo Diehl, miembro de la Junta de Revisión desde hace mucho tiempo y fundadora de la primera unidad de abuso infantil en el estado de Michigan diseñada para procesar a los adultos por delitos de abuso. "La arquidiócesis quiere ser muy transparente y proporcionar la información que tiene a las autoridades competentes. Creo que eso es algo muy bueno".

La Hermana Frances Nadolny, OP, anteriormente se desempeñó como superintendente de escuelas de la Arquidiócesis de Detroit y como facilitadora de Protecting God's Children. Miembro de la Junta de Revisión desde hace 13 años, la Hermana también ha visto un cambio en la cultura.

"Las víctimas no tienen que sentirse avergonzadas o apenadas. Muy a menudo, así es como se sentía la víctima; la gente les decía que no dijeran nada", dijo la Hermana Nadolny, administradora del consejo general de las Hermanas Dominicas en Adrian. "La concienciación ayuda a curar muchas cosas. La gente ve que hace falta valor personal para dar la cara, pero una vez que la dan, saben que la arquidiócesis se ocupará de ello".

Ned McGrath, director de asuntos públicos de la arquidiócesis, ve pruebas de que el enfoque pastoral, centrado en la justicia para las víctimas y supervivientes, está funcionando.

"Puedo pensar en tres casos en los que alguien ha visto un nombre en un artículo [de prensa] y nos ha llamado para decirnos: 'Yo también sufrí abusos hace décadas por parte de esa persona, pero nunca tuve el valor de decírselo a nadie'. Eso es exactamente lo que debería ocurrir: que la persona se presente, reciba asesoramiento y cualquier otra cosa que necesite de nosotros", dijo McGrath. "A veces, lo han superado y, gracias a Dios, ya están en paz con ello; sólo quieren que sepamos lo que pasó".

Monseñor William Tindall, veterano miembro de la Junta de Revisión y párroco de la Parroquia de San Miguel Arcángel en Livonia -la primera parroquia arquidiocesana en acoger la formación de Protecting God's Children- ve el progreso a la luz tanto de la Carta de 2002 como de la determinación de la arquidiócesis de prevenir los abusos en sus comunidades.

"La Carta proporciona normas para que todas las diócesis se atengan a ellas", dijo monseñor Tindall. "La arquidiócesis de Detroit ha asumido un compromiso muy fuerte para asegurarse de que todo está en marcha para proteger a los jóvenes de hoy".

"El arzobispo Vigneron está muy comprometido con esta labor; queremos asegurarnos de que nadie se convierta en víctima. Y si ocurriera, todos los recursos se pondrán a disposición de esa persona".

McGrath dijo que entiende que al haber soportado tanto dolor, algunas víctimas pierdan la fe.

"Pero siempre me sorprende el número de personas que han sufrido abusos, que se han enfrentado a las secuelas y que siguen teniendo fe. Hemos aprendido mucho de estas personas en muchos sentidos", dijo McGrath. "Simplemente miro eso y pienso: 'Algo está funcionando aquí que es más grande que yo, para que ellos tengan su fe después de todo lo que ha pasado'. Bien por ellos, y bien por la Iglesia'".

Se insta a las personas que tengan conocimiento de abusos sexuales cometidos por el clero u otros representantes de la Iglesia a que se pongan en contacto con las autoridades locales y/o con la Oficina del Fiscal General de Michigan en el teléfono (844) 324-3374 o en [email protected]

Las personas también pueden ponerse en contacto con la Arquidiócesis de Detroit visitando protect.aod.org o llamando a la línea de asistencia a las víctimas 24 horas al día, 7 días a la semana, al (866) 343-8055 o enviando un correo electrónico a [email protected] No hay límites de tiempo ni restricciones para las personas que deseen denunciar un abuso.

Para más información sobre la respuesta de la Arquidiócesis de Detroit al abuso y el compromiso de prevenir futuros incidentes en nuestras comunidades, por favor visite protect.aod.org.



Cuotas:
Print


Secciones
Inicio
Suscribir
Buscar