Al finalizar el rezo del Ángelus de este Domingo 10 de enero, el Papa Francisco rezó por los Estados Unidos, encomendó a la Virgen Inmaculada a todas las personas que viven en esa tierra y señaló que “nada se gana con la violencia”.

“Dirijo un saludo afectuoso al pueblo de los Estados Unidos de América sacudido por el reciente asedio al Congreso. Rezo por quienes perdieron la vida, cinco, la perdieron en esos dramáticos momentos. Reitero que la violencia es autodestructiva, siempre, nada se gana con la violencia y mucho se pierde”, dijo el Santo Padre.

En esta línea, el Papa exhortó “a las autoridades del Estado y a toda la población a mantener un alto sentido de responsabilidad para calmar los ánimos, promover la reconciliación nacional y tutelar los valores democráticos radicados en la sociedad americana”.

“Que la Virgen Inmaculada, Patrona de los Estados Unidos de América, ayude a tener viva la cultura del encuentro, la cultura del cuidado como vía maestra para construir juntos el bien común. Y lo haga con todos, con todos los que viven en esa tierra”, rezó el Santo Padre.