Autora local cuenta su reconversión en "Acechando a Miguel Ángel, encontrando a Dios".

Christine Panyard, psicóloga jubilada desde hace 43 años y feligresa de la Iglesia del Divino Niño en Dearborn, sostiene un ejemplar de su último libro, "Stalking Michelangelo, Finding God" ("Acechando a Miguel Ángel, encontrando a Dios") (Wipf and Stock Publishers, 2022), en el que describe su reconversión a la fe a través del estudio de las grandes obras del arte renacentista. (Foto de cortesía)

El estudio de las grandes obras de arte del Renacimiento llevó a la psicóloga jubilada Christine Panyard a una apreciación más profunda de su fe

DEARBORN — Durante siglos, el arte renacentista ha cautivado y penetrado en muchos corazones y almas.

Christine Panyard, psicóloga jubilada desde hace 43 años y feligresa de la Iglesia del Divino Niño en Dearborn, no es ajena a los efectos transformadores que el arte religioso puede tener en el alma.

En su nuevo libro, Stalking Michelangelo, Finding God (Wipf and Stock Publishers, 2022), Panyard muestra cómo la verdad, la bondad y la belleza presentes de forma vívida en estas esculturas y pinturas, que representan a Dios y la grandeza de Su creación, la transformaron de una católica "muy desconectada" a una apasionada por su fe.

Sintiéndose llamada por el Espíritu Santo a compartir su viaje espiritual con otros, Panyard escribió Stalking Michelangelo e incluyó en su libro sus premiadas fotografías del arte renacentista de todo el mundo.

Para ella, todo comenzó con Miguel Ángel.

"Siempre me han gustado los viajes y la historia y me fascinó, probablemente me obsesionó, el arte del Renacimiento y especialmente Miguel Ángel", dijo Panyard, de 75 años, a Detroit Catholic. "Leí todo lo que pudo llegar a mis manos y viajé por todo el mundo en un intento de comprender su obra y las raíces de su grandeza".

El Papa Francisco pronuncia una homilía frente al fresco del "Juicio Final" de Miguel Ángel mientras celebra la misa de la fiesta del Bautismo del Señor en la Capilla Sixtina del Vaticano el 9 de enero de 2022. (CNS photo/Vatican Media)
El Papa Francisco pronuncia una homilía frente al fresco del "Juicio Final" de Miguel Ángel mientras celebra la misa de la fiesta del Bautismo del Señor en la Capilla Sixtina del Vaticano el 9 de enero de 2022. (CNS photo/Vatican Media)

Panyard explicó que, como psicóloga, estudiaba los niveles de personalidad e inteligencia. Sentía curiosidad y quería saber "qué hacía funcionar a este genio".

Esto la llevaría a encontrar a Cristo a través de un medio en el que nunca lo había encontrado: el arte.

"Me impresionó la grandeza de la obra [de Miguel Ángel]", dijo Panyard. "Creó el edificio más impresionante de Roma, la Basílica de San Pedro, la estatua más bella del mundo, la Piedad de Roma, y los frescos más gloriosos jamás vistos, el techo y la pared del altar de la Capilla Sixtina".

Mientras contemplaba las obras maestras de Miguel Ángel, Panyard se dio cuenta de que no podía entender realmente el genio de Miguel Ángel si no comprendía las historias y los temas bíblicos presentes no sólo en el arte de Miguel Ángel, sino también en las obras de muchos otros artistas del Renacimiento.

"Cuando comencé mi estudio, no entendía muchas de las historias representadas en el arte del Renacimiento, así que empecé a leer la Biblia para poder dar sentido a las pinturas y esculturas", explicó Panyard.

Como resultado, no sólo comenzó a estudiar las Escrituras, sino que también pasó innumerables horas frente al Santísimo Sacramento.

Aunque parte del arte del Renacimiento se expone en museos, Panyard explicó que la mayoría se encuentra en iglesias, como la Capilla Sixtina y la Basílica de San Pedro. Fue en estas iglesias, ante el Santísimo Sacramento, donde Panyard empezó a sentir la gracia de Dios en su alma.

"Lo que noté fue lo que llamé experiencias raras, locas, extrañas, psicóticas", dijo Panyard. "Entraba en las iglesias y el organista empezaba a tocar o los monjes empezaban a cantar. Llegaba a los sitios a tiempo para ver una ordenación, la celebración del aniversario de un cardenal o incluso al Papa Benedicto celebrando una misa para canonizar a un grupo de santos".

Una fotografía de la Basílica de San Pedro que aparece en el libro de Panyard. A diferencia del arte secular, las catedrales, esculturas y pinturas religiosas tenían una forma de elevar el alma de Panyard hacia Dios, dice. (Cortesía de Christine Panyard)
Una fotografía de la Basílica de San Pedro que aparece en el libro de Panyard. A diferencia del arte secular, las catedrales, esculturas y pinturas religiosas tenían una forma de elevar el alma de Panyard hacia Dios, dice. (Cortesía de Christine Panyard)

Cuando estaba en un museo, Panyard dijo que nunca sintió experiencias similares.

Ella atribuye la diferencia a la presencia de Jesús, presente en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en la Eucaristía. "Creo que el poder del Santísimo Sacramento me cambió y me hizo volver a la iglesia", dijo Panyard.

"Empecé a notar que rezaba más. Al principio, sólo una señal de la cruz cuando entraba en una iglesia o una breve oración ante la tumba de alguien de esa época que admiraba. Luego, empecé a aparecer justo cuando empezaba un rosario o una misa", explicó Panyard.

"Poco a poco, sin darme cuenta, pasé de ser una católica muy alejada a ser miembro de una comunidad de Carmelitas Descalzas Seglares", dijo Panyard.

Panyard espera hacer sus promesas definitivas en la Comunidad de Carmelitas Descalzas Seglares de la Parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen María (Gruta) de Detroit en enero de 2024, después de haber hecho recientemente sus promesas temporales en enero de 2021.

En su nuevo libro, Panyard explica su viaje espiritual utilizando la metáfora de una catedral gótica.

"Las catedrales góticas suelen tener una gran plaza delante de la iglesia. Suele estar rodeada de comercios y ser el centro de actividad de la ciudad", escribe. "Durante muchos años viví fuera de la iglesia dedicando mi vida a actividades profesionales y sociales. Deambulé como un peregrino lo haría en el exterior de una catedral tratando de entender lo que significaban los contrafuertes, las gárgolas y los programas escultóricos".

"Finalmente entré a estudiar arte", continúa. "Caminé por el interior y desarrollé una comprensión de las fuentes bautismales y de agua bendita como lugares de purificación, los confesionarios como lugares de reconciliación, el arte como ilustración de la base de nuestra fe y, finalmente, el altar como lugar de sacrificio y redención".

Gracias a su reconversión, Panyard dice: "Ya no me centro en el dolor y la perversión como hacía como psicóloga, sino que me centro en la belleza y el espíritu".

Stalking Michelangelo, Finding God (Wipf and Stock Publishers, 2022)

Stalking Michelangelo es el segundo libro de Christine Panyard, tras The Sistine Chapel: A Biblical Tour (Paulist Press), que escribió en 2013. Puede adquirirse en tapa blanda, tapa dura o libro electrónico en Amazon.com o en el sitio web de Wipf and Stock Publishers.



Cuotas:
Secciones
Inicio
Suscribir
Buscar