'Cor ad cor loquitur' - El significado del lema del arzobispo Russell, su escudo

El lema del arzobispo Russell, "Cor ad cor loquitur" ("El corazón habla al corazón"), es el mismo de St. John Henry Newman. Su escudo de armas presenta la heráldica de su herencia familiar polaca.

Nota del editor: Cuando un sacerdote se convierte en obispo, elige un lema episcopal y un escudo de armas que reflejan su espiritualidad y devoción a Dios. El arzobispo Paul Fitzpatrick Russell eligió su lema, "Cor ad cor loquitur" ("El corazón habla al corazón") y su escudo cuando fue ordenado obispo el 3 de junio de 2016, en la Catedral de la Santa Cruz de Boston.

"Cor ad cor loquitur"
("El corazón habla al corazón")

El lema del arzobispo Russell es el mismo que el de St. John Henry Newman. Tiene su origen en el Salmo 15:2: "Señor, ¿quién será admitido en tu tienda y habitará en tu santo monte? El que camina sin falta; el que actúa con justicia y dice la verdad de corazón".

San Agustín (Confesiones, Libro 12.16.23) utiliza una frase similar: "Ahora quisiera discutir un poco más, en tu presencia, oh Dios mío, con los que admiten que son ciertas todas estas cosas que tu Verdad ha indicado a mi mente. Deja que los que niegan estas cosas ladren y ahoguen sus propias voces con todo el clamor que quieran. Yo me esforzaré por persuadirlos de que se callen y permitan que tu palabra llegue a ellos. Pero si no están dispuestos, y si me repelen, te pido, oh Dios mío, que no te calles ante mí. Habla de verdad en mi corazón; si tan sólo hablaras de esta manera, los despediría, haciendo volar el polvo y levantándolo en sus propios ojos. En cuanto a mí, entraré en mi habitación interior y allí te cantaré canciones de amor, gimiendo con gemidos indecibles ahora en mi peregrinaje, y recordando a Jerusalén con mi corazón elevado a Jerusalén mi país, Jerusalén mi madre; y a ti mismo, el Gobernante de la fuente de la Luz, su Padre, Guardián, Esposo; su casto y fuerte deleite, su sólida alegría y todos sus bienes inefables - ¡y todo esto al mismo tiempo, ya que tú eres el único Bien supremo y verdadero!"

La frase, cor cordi loquitur, aparece en el "Tratado del Amor de Dios" de San Francisco de Sales, en el primer capítulo del Libro VI, describiendo la teología mística y la oración: "¿Te das cuenta, Theotimus, de cómo el silencio de los amantes afligidos habla por la niña de sus ojos, y por las lágrimas? En verdad, el principal ejercicio de la teología mística es hablar con Dios y oírle hablar en el fondo del corazón; y porque este discurso transcurre en las más secretas aspiraciones e inspiraciones, lo llamamos un silencioso conversar. Los ojos hablan a los ojos, y el corazón al corazón, y nadie entiende lo que pasa sino los sagrados amantes que hablan".

La frase "el corazón habla al corazón", por lo tanto, es una descripción de la relación personal entre Dios y la persona humana que se logra a través de la oración.

El cardenal Newman modificó la expresión de San Francisco de Sales, aunque la traducción es exactamente la misma. Huw Twiston Davies ("Cor ad cor loquitur: ¿qué significa realmente el lema de la visita papal?", 13 de agosto de 2010) escribe: "La palabra ad en latín se utiliza más a menudo en relación con los objetos o los lugares, y tal vez sea este tono más firme el que Newman buscó al modificar la frase, una implicación de discurso directo, sin pretensiones."

Escudo de armas

Blasón

Oro, cargado con un oso de Sable mirando hacia el diestro con una doncella sobre su espalda. La doncella, revestida de un atuendo real de plata y una corona de oro, con el pelo suelto y las manos levantadas en forma de cruz, como corresponde.

Descripción

Según la leyenda, un rey inglés tenía un hijo y una hija. El rey, en su última voluntad, dejó la corona y los bienes inmuebles del reino a su hijo, y los bienes muebles del reino a su hija. Tras la muerte del rey, el príncipe, instigado por sus consejeros, decidió cumplir nominalmente la voluntad de su padre. Ordenó conducir un oso negro salvaje, que sin duda formaba parte de los bienes muebles del reino, a la alcoba de la princesa. En caso de que la muerte de la Princesa fuera aparentemente inevitable, se cumpliría el deseo del rey y se demostraría el fracaso de la Princesa en la gestión de su herencia. Sin embargo, la princesa no sólo domó a la bestia, sino que incluso salió de su alcoba a lomos de ella, levantando las manos y pidiendo justicia.

Cuando su hermano se enteró de este milagro, suplicó el perdón de su hermana y consintió su matrimonio con un príncipe de Lorena, con el que tuvo varios hijos, que solicitaron y recibieron este escudo de armas. Los descendientes de esos hijos se extendieron por Bohemia. Su historia temprana es descrita por Cosmas de Praga en la "Crónica de los Bohemios" (1119-1125). Posteriormente, los miembros de la familia fueron exiliados de Bohemia y emigraron a Polonia, donde el rey Boleslaw Wrymouth les dio una acogida amistosa y una finca en Rawa. La familia y el escudo pasaron a llamarse Rawa por su nueva patria, y más tarde se convirtieron en Rawicz.

Esta leyenda figura en un conocido escudo de armas polaco "Orbis Polonus" ensamblado por Szymon Okolski en 1641-1643.

Este escudo, uno de los más antiguos de Polonia, expresa el triunfo del bien sobre el mal, de la virtud sobre la perfidia. Simboliza la capacidad de superar las dificultades con honor. El padre del arzobispo Russell desciende de una familia perteneciente al clan Rawicz. Como es habitual, el arzobispo Russell utiliza el escudo de su familia sin ninguna alteración.

El dispositivo se completa con los ornamentos externos que son una cruz procesional de oro, en este caso, una cruz arzobispal con dos barras transversales, que se coloca en la parte posterior del escudo y que se extiende por encima y por debajo del escudo, y un sombrero pontificio, llamado "gallero", con sus 10 borlas, en cuatro filas, a cada lado del escudo, todo en color verde. Estas son las insignias heráldicas de un prelado del rango de arzobispo por instrucción de La Santa Sede del 31 de marzo de 1969.

Información del panfleto de la misa del 3 de junio de 2016 en la Catedral de la Santa Cruz en Boston.



Cuotas:
Secciones
Inicio
Suscribir
Buscar