¿Cuál es la diferencia entre un arzobispo y un obispo auxiliar?

La mitra y el anillo episcopales aparecen en una mesa durante una ceremonia de ordenación episcopal. Desde el punto de vista teológico, no hay diferencia entre un obispo auxiliar y un arzobispo -ambos son obispos de pleno derecho-, pero la diferencia radica en la autoridad de gobierno de cada uno de ellos según el derecho canónico. (Foto CNS)

La doble titulación del arzobispo Russell puede generar confusión en algunos, pero la distinción se explica en el derecho canónico y en la tradición

DETROIT — ¿Cuál es la diferencia entre un arzobispo y un obispo auxiliar?

Sacramentalmente hablando, no hay ninguna.

Llamado y consagrado a la plenitud del sacerdocio de Jesucristo, no hay diferencia en la ordenación de un obispo auxiliar, un obispo diocesano, un arzobispo e incluso un cardenal. Incluso el propio Papa no es "ordenado" Papa. Él también es un obispo.

Pero como el arzobispo Paul F. Russell, que inaugurará su ministerio en la archidiócesis de Detroit el 7 de julio, tiene ambos títulos -arzobispo y obispo auxiliar-, vale la pena explorar lo que el derecho canónico tiene que decir sobre la distinción entre los diferentes "tipos" de obispos.

Todos los obispos, como sucesores de los apóstoles, poseen el mismo carisma, dignidad y autoridad sacramental como miembros del magisterio de la Iglesia. Mientras que el Papa, en virtud de su cargo, goza de algunos derechos y privilegios especiales inherentes a su papel único como sucesor de San Pedro, la diferencia entre los demás obispos radica en el nivel eclesial -o de la Iglesia- y es en gran medida objeto del derecho canónico.

Mientras que el Papa tiene el poder y la jurisdicción plenos, supremos y universales sobre toda la Iglesia, un obispo diocesano o arzobispo -a menudo llamado "ordinario"- tiene poder y jurisdicción sobre un rincón más pequeño de la Iglesia, que es su diócesis.

El arzobispo Allen H. Vigneron es el ordinario de la Arquidiócesis de Detroit, por ejemplo.

La diferencia entre un obispo auxiliar y un ordinario de la misma diócesis está en los derechos de gobierno de la diócesis. Los obispos auxiliares (aunque técnicamente son obispos diocesanos por derecho propio con respecto a sus "sedes titulares") ejercen su autoridad sacramental con el permiso del ordinario local y en armonía con él. A diferencia de un obispo coadjutor, un obispo auxiliar no tiene automáticamente el derecho de sucesión en caso de que el obispo ordinario renuncie o muera.

Normalmente, el título de "arzobispo" se refiere al obispo diocesano de una arquidiócesis metropolitana, pero no siempre es así. Como en el caso del arzobispo Russell, el Papa puede conceder el título honorífico de "arzobispo" a los obispos que sirven en oficinas curiales del Vaticano o en puestos diplomáticos; el arzobispo Russell sirvió como nuncio apostólico en Turquía, Turkmenistán y Azerbaiyán, por ejemplo.

Aunque es raro que un arzobispo ejerza después como obispo auxiliar, no es algo inédito, como en el caso de un funcionario del Vaticano que vuelve al ministerio diocesano.

Entonces, ¿qué hacen los obispos auxiliares?

El triple oficio del obispo como sacerdote, profeta y rey -y sus correspondientes deberes de santificar, enseñar y gobernar a los fieles- significa que un obispo es el principal responsable de ofrecer los sacramentos, predicar el Evangelio como testigo de la verdad de Cristo y exhortar y guiar a los fieles de su diócesis con sus palabras y su ejemplo.

En el caso de diócesis geográficamente extensas o con gran densidad de población, el ordinario puede carecer de tiempo y capacidad para atender eficazmente a la población católica de su zona, y puede solicitar a Roma la ayuda de uno o varios auxiliares.

Las funciones de un obispo auxiliar pueden variar según la diócesis, pero en general, los obispos auxiliares pueden ayudar en las confirmaciones, bautismos, ordenaciones y misas especiales, o incluso en el gobierno regional de una parte concreta de la diócesis.

En la Arquidiócesis de Detroit, los obispos auxiliares son llamados a menudo para servir como moderadores de las cuatro regiones de la arquidiócesis - Sur, Centro, Noreste y Noroeste - e históricamente también han servido en funciones dentro de la Curia arquidiocesana o el Seminario Mayor del Sagrado Corazón.

En la actualidad, la Arquidiócesis de Detroit cuenta con cuatro obispos auxiliares activos -los obispos Donald F. Hanchon, Arturo Cepeda, Robert J. Fisher y Gerard W. Battersby- y dos auxiliares jubilados, los obispos Francis Reiss y Thomas Gumbleton, además de un ordinario jubilado, el cardenal Adam J. Maida. Los cuatro auxiliares en activo también actúan como moderadores regionales: el obispo Hanchon se encarga de la región central, el obispo Cepeda de la noroeste, el obispo Fisher del noreste y el obispo Battersby del sur.

Una vez que llegue a la arquidiócesis, el Arzobispo Russell servirá con el Obispo Battersby en la Región Sur, que incluye parroquias en el sur de los condados de Wayne y Monroe.

Si, como se espera, el Papa Francisco acepta la jubilación del obispo Hanchon, que cumplirá 75 años en octubre (la edad en la que los obispos están canónicamente obligados a ofrecer su renuncia al Papa), el obispo Battersby asumiría las responsabilidades pastorales del obispo Hanchon en la Región Central, que incluye las ciudades de Detroit, Hamtramck y Highland Park, y el arzobispo Russell permanecería en la Región Sur.

Una versión similar de este artículo se publicó por primera vez en el periódico The Michigan Catholic en 2017.



Cuotas:
Secciones
Inicio
Suscribir
Buscar